LAS 10 RAZONES PARA PORTEAR A TU BEBÉ

LAS 10 RAZONES PARA PORTEAR A TU BEBÉ

LAS 10 RAZONES PARA PORTEAR A TU BEBÉ

Seguramente a lo largo de tu vida como madre has escuchado innumerables opiniones contradictorias sobre una u otra idea con respecto a la gestión de la maternidad. Con el porteo sucede algo parecido; hay personas a favor y otras en contra. Yo hoy te voy a dar las diez razones más importantes por las que deberías acudir a esta técnica para el cuidado de tu hijo:

1. El apego

Desde hace tiempo se han formulado varias teorías sobre el apego seguro. Un bebé que en sus primeros dos años ve satisfechas sus necesidades de contacto a cargo de una persona de referencia (normalmente la madre) se convertirá en un adulto seguro e independiente. Se ha estudiado en diferentes tipos de animales (teorías de Harry Harlow o estudios de Konrad Lorenz) que la persona de referencia se consigue a través del contacto y no tanto como la fuente de alimento. mantiene a nuestros hijos en su “zona de confort” próximos a sus padres; el único sitio en el que ellos se sienten a salvo y a gusto. Sin duda, un lugar en el que no necesitan llorar.

“Un niño que sabe que su figura de apego es accesible y sensible a sus demandas les da un fuerte y penetrante sentimiento de seguridad, y la alimenta a valorar y continuar la relación” (John Bowlby).

2. Tener las manos libres

Poder cocinar, sacar al perro, jugar con tus otros hijos… o simplemente desayunar con las dos manos. Tareas cotidianas que son imposibles cuando atiendes a un bebé puedes desempeñarlas con eficacia si porteas a tu hijo. Como madre de un niño de 4 años, otro de 2 y un bebé de 2 meses, he descubierto que portear al pequeño (y en ocasiones a los dos pequeños) me proporciona una enorme libertad para seguir a los otros. Cada uno tiene ritmos de vida distintos, y tener siempre al pequeño conmigo mediante el porteo me permite dedicarme a mis otros hijos allá donde vayan. Ahora tiene la libertad de andar a su ritmo sin tener que estar orbitando el carro del bebé. O peor aún, obligarle a ir como un soldado en un patinete adherido al carro del pequeño. Y sobre todo, el porteo me ha permitido que esta convivencia entre niños de distintas etapas vitales ocurra sin lloros y sin estrés.

3.Tu bebé llorará menos

Una de las cosas que más estrés y tensiones genera con un bebé son sus continuos lloros. A pesar de que todos sabemos que cogerles en brazos les calma, intentamos evitarlo porque pensamos que es contraproducente. Sin embargo, el porteo mantiene a nuestros hijos en su “zona de confort” próximos a sus padres; el único sitio en el que ellos se sienten a salvo y a gusto. Sin duda, un lugar en el que no necesitan llorar.

“Contra la teoría que proclama que si los coges mucho en brazos se acostumbrarán, la ciencia confirma que sí, que sí que se acostumbran a sentirse queridos, a sentirse más seguros, a sentirse importantes, a sentirse amados, a ser autoconfiantes y a ser más tranquilos que los bebés que sólo son cogidos en brazos de forma intermitente”. (“Los bebés en Nepal no lloran”, Jorge García-Dihinx).
Y uno de los principales motivos por los que suelen llorar es por los famosos cólicos del lactante. No se sabe exactamente qué son ni cómo prevenirlos, pero hay culturas en las que los bebés son porteados continuamente y sus bebés no parecen sufrir este problema. Lo que sí sabemos es que cuando a un bebé que llorar se le coge en brazos es muy probable que se calme en pocos minutos. No hay evidencias científicas al respecto. Quien lo ha probado afirma que en muchos casos el porteo elimina el llanto desconsolado de un bebé pequeño.

4.Quien tiene un cochecito, sabe lo que es esperar

Que levante la mano quien no se ha tirado un cuarto de hora en los ascensores de unos grandes almacenes ante una interminable cola llena de carros de niño esperando para subir. Una odisea que se repite cada vez que quieres cambiar de planta. Sin duda, los coches de niño cumplen una función, pero son grandes y molestos, incómodos y nos plantean innumerables condicionantes en el día a día (y todo esto sin hablar de los días de lluvia). La libertad que aporta el porteo en cualquier situación como la descrita arriba es evidente. Cualquier lugar con gente es fácilmente sorteable si tu hijo permanece unido a ti. Tan cómodo como si estuvieras tú sola.

5.La música del corazón

El porteo tranquiliza al bebé. Y parte de ese éxito casi mágico reside en las ventajas que tiene el contacto directo entre los padres y el bebé. Cuando andamos, el movimiento rítmico les relaja. La distancia les permite olernos, escuchar nuestra voz, sentirnos. Y en momentos de calma en los que estamos tranquilos y sentados, también escuchan nuestro corazón; probablemente uno de los mayores y más efectivos somníferos para un bebé. Su cabeza se empieza a apoyar en nuestro pecho. Sus músculos se relajan. Al poco tiempo, notas que el bebé pesa el doble. Se ha dormido. Por esta razón, un portabebés adecuado debe llevar una buena capucha para mantener la cabecita en su sitio cuando se duerma. Algo que ocurrirá muchas veces.

6.Ayuda a la lactancia

Portear a un bebé brinda una serie de ventajas evidentes a la hora de la lactancia, comenzando por un rápido, sencillo… y discreto acceso al pecho. Asimismo, facilita la instauración de la lactancia y mantiene la producción de leche, ya que el contacto piel con piel con el bebé eleva los niveles de la hormona prolactina. Por otro lado, la posición erguida que adopta el bebé al mamar en un soporte de porteo implica una posición más natural y le ayuda a expulsar los aires y gases, aliviándole de cólicos y reflujos. En la misma línea, esta postura vertical le permite respirar mejor en los frecuentes procesos en los que se ven afectadas las vías respiratorias altas, como bronquitis, resfriados…

7. Dos hijos, un solo coche

Antes he hablado de la comodidad de tener las manos libres al tener que gestionar a un bebé y a un niño más mayor al mismo tiempo. Pero fruto de esa situación, cuando tenemos a dos niños de distinta edad que necesitan ser trasladados en carro, se plantea un problema de si comprar un carro gemelar, añadir patinetes a un solo carro… problemas que se solucionan llevando un solo carro para el mayor y una mochila de portear para el bebé. Disponemos de ambas manos libres para llevar el carro y el bebé va cómodo y protegido junto a nosotros.

8.Un bebé no implica comprar un vehículo nuevo

Más de una familia ha llegado al extremo de tener que cambiar de vehículo cuando va a tener un hijo sólo para que le quepa el carrito de niño en su maletero. Voluminoso en el día a día y para guardar en casa, el carrito portabebés es aún más engorroso cuando queremos desplazarnos en coche y hay que llevarlo en el maletero. Ocupa prácticamente todo el espacio disponible y limita mucho si se quieren llevar más cosas en el coche, como unas maletas. Si porteas, preocúpate sólo del equipaje. Tu maletero del coche será capaz de todo. Llega a tu destino, pon al niño en una bandolera y en veinte segundos estás lista… ¡y con las manos libres!

9. Portear para estar en forma

Portear a un recién nacido es fácil y no supone esfuerzo por su poco peso. Pero a medida que el niño va creciendo, su peso es mayor. Eso supone cada vez un mayor esfuerzo para la madre, que al mismo tiempo va adaptando su musculatura para soportar ese aumento de peso progresivo. En este proceso, la persona que portea va ganando fuerza e infinidad de músculos del tronco se ven implicados en la acción de portear. Un ejercicio no programado e involuntario, pero que nuestro cuerpo agradecerá.

10. Una experiencia única

La última razón es más personal y subjetiva, pero quien lo prueba afirma que portear supone una experiencia afectiva más intensa que transportar al bebé en un coche alejado de ti. Del mismo modo que probamos muchas otras cosas en la vida, portear es toda una experiencia que deberían vivir todos los padres y madres para saber lo que se siente. Si no has porteado nunca, aquí tienes diez razones importantes para empezar a hacerlo ya. Pruébalo y dime qué sientes. ¿Estás de acuerdo con estos diez puntos? ¿Cuál es tu ventaja preferida? ¿Hay alguna que no haya citado y para ti es importante? Cuéntame cómo ha sido tu experiencia si ya has porteado.